Hasta siempre MaríaHasta siempre María

Hola a todos,

Con esta carta quiero recordar a nuestra querida María Manso, Vicepresidenta y socia fundadora de la Casa de Asturias pero sobre todo para mi, una muy buena amiga; fuimos juntas al mismo colegio y nos reencontramos en Valencia después de muchos años, a partir de ese momento mi relación con ella fue más que de amistad casi de familia; la he visto durante este largo tiempo luchar contra una enfermedad que finalmente ha podido con ella y nos ha dejado, como todos sabéis, hace unos días. Nunca la vi flaquear, nunca le oí una queja, es más, seguía teniendo gran sentido del humor y, en sus peores momentos, mantuvo una serenidad y una paz difícilmente superable, ella y su familia me han dado una gran lección de amor y templanza.

Quiero recordar a María como en el verano del 2013 cuando subimos hasta los lagos de Saliencia en la Pola de Somiedo e hicimos alguna que otra escapada pensando que por fin había logrado superar su enfermedad, quiero recordarla como cuando en alguno de sus días buenos íbamos hasta la Casa de Asturias a seguir las obras y entusiasmada, comentaba “del jardín me voy a ocupar yo”… o cuando íbamos a comer “una hamburguesa” al lado de mi casa porque decía que eran las que más le gustaban, quiero recordarla  en su última salida a la Casa de Asturias el día de la Inauguración, los que allí estuvisteis la recordareis, contenta, feliz, disfrutando de todo porque quizá ya sabía que no le quedaba mucho  tiempo. Este es el recuerdo con el que todos debemos quedarnos, una María alegre, fuerte y positiva, fiel amiga dispuesta siempre a echar una mano, una asturiana que amaba su tierra, que añoraba Gijón pero que vivía feliz en Valencia. Para mi es una gran pérdida y la voy a echar mucho de menos, se que a algunos de vosotros os pasará lo mismo, pero también se que allí donde esté, por fin, descansa en paz.

La Casa de Asturias debe tener un reconocimiento hacia ella por su dedicación a lo largo de todos estos años como Vicepresidenta que ha sido y, si os parece y estáis de acuerdo, cuando pase un tiempo y la pena se vaya serenando y su familia esté preparada para ello, podríamos reunirnos y hacerle un pequeño homenaje en el transcurso del cual se me ocurre podríamos, por ejemplo, plantar un árbol en su recuerdo, a ella estoy seguro le habría hecho mucha ilusión…,  es solo una idea.

Un abrazo

Carmen Revuelta
Presidenta de la Casa de Asturias en Valencia

IMG_20150325_220501

Hola a toos,

Con esta carta quiero recordar a la nuesa querida María Manso,  Vicepresidenta y socia fundadora de la Casa d’Asturies pero sobre too pa mi, una perbona collacia; fuimos xuntes al mesmu colexu y reencontrámonos en Valencia dempués de munchos años, a partir d’esi momentu la mi relación con ella foi más que d’amistá casi de familia; vila durante esti llargu tiempu lluchar escontra una enfermedá que finalmente pudo con ella y dexónos, como toos sabéis, fai unos díes. Nunca la vi flaquiar, nunca li oyí quexáse, ye más, siguía teniendo gran sentíu del humor y, nos sos peores momentos, caltuvo una serenidá y una paz difícilmente superable, ella y la so familia me dieron una gran lección d’amor y templanza.

Quiero recordar a María comu nel branu del 2013 cuando xubimos hasta los llagos de Saliencia na Pola de Somiéu y ficimos dalguna qu’otra escapada pensando que por fin llograra superar la so enfermedá, quiero recordala como cuando en dalgún de los sos díes bonos díbemos hasta la Casa d’Asturies a siguir les obras y entusiasmada, comentaba “del xardín  voy a ocupame yo”… o cuando díbemos a xintar “una hamburguesa” al lláu de la mi casa porque decía que yeren les que más y-prestaben, quiero recordala  na so cabera salida a la Casa d’Asturies el día de la so Inauguración, los que ellí tuvisteis recordareisla, contenta, feliz, disfrutando de too porque quiziábes yá sabía que nun y-quedaba munchu tiempu. Esti ye’l recuerdu col que toos debemos quedanos, una María alegre, fuerte y positiva, fiel amiga dispuesta siempre a echar una man, una asturiana qu’amaba la so tierra, qu’añoraba Xixón pero que vivía feliz en Valencia. Pa mi ye una gran perda y la voy a echar muncho de menos, se que pa dalgunos de vosotros pasarávos lo mesmo, pero tamién se qu’ellí aú tea, per fin, descansa en paz.

La Casa d’Asturies debe tener un reconocimientu hacia ella pola so dedicación a lo llargu de toos estos años como Vicepresidenta que foi y, si vos parez y tais d’alcuerdu, cuando pase un tiempu y la pena se vaya serenando y la so familia tea preparada pa ello, podríemos reuninos y face-y un pequeñu homenax nel transcursu del cual se me ocurre podríemos, por exemplu, plantar un árbol nel so recuerdu, a ella toy segura y-habría fecho muncha ilusión…,  ye namái una idea.

Un abrazu

Carmen Revuelta
Presidenta de la Casa d’Asturies en Valencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.